Francia, 1942. Un reciente estudio de un anónimo científico francés podría ser la clave para terminar esta guerra. Rumores de una herramienta con un poder destructivo muchísimo mayor que las armas biológicas utilizadas en la Gran Guerra han hecho reaccionar a las tres superpotencias mundiales: Estados Unidos, la Unión Soviética y… la Alemania Nazi. De la noche a la mañana un pueblo costero francés se ha convertido en el escenario de una carrera por la victoria de la guerra y el control del mundo.